Los 10 autos más feos del mundo
9/7/2010 Investigación

Los 10 autos más feos del mundo

Aquí te presentamos los diez autos más feos de la actualidad

9/7/2010 Investigación

En esta ocasión, solo enunciaremos aquellos autos que son feos y que además se producen actualmente, sin ningún orden en particular, es decir no hay un primer lugar. Es importante señalar que en este listado aparecen vehículos que pueden ser tecnológicamente avanzados o muy capaces, pero el aspecto de desempeño o equipamiento no son factores evaluados aquí.

La lista ciertamente podría ser mucho mayor, pero aquí les dejamos los que a nuestro juicio son los 10 más feos del momento.


FAW Vita Sedán


El FAW Vita Sedán, un producto que no solo es antiguo desde el punto de vista de tecnología y con una calidad de fabricación pésima, sino que además un auto feo que carece de personalidad, pareciera que FAW trató de hacer un sedán económico que apelara a los gustos genéricos. Asimismo la cajuela se nota mal integrada el resto del diseño, como si hubieran diseñado la parte frontal por un lado y la trasera por otro. En México este modelo llegó de la mano de Salinas Motors y se le conocía como F1 o F4 según el motor ofrecido.

Mecánicamente ofrece dos motorizaciones, un 3 cilindros con desplazamientos de 1.0 o 1.1 litros o un 4 cilindros de 1.3 litros para la versión tope de gama.
 

Honda Accord Crosstour

Con el Crosstour es claro que Honda cayó en la tentación de esa moda de los diseños que son un híbrido entre un sedán familiar y un coupé. Adicionalmente se les ocurrió que era una buena idea hacerlo más elevado para que ofreciera también la versatilidad de un SUV. Por si fuera poco, tenía que ser tan práctico como una wagon, por lo que el resultado fue a todas luces desastroso.

El Accord Crosstour presenta unas proporciones terribles, iniciando desde la sobredimensionada parrilla y terminando en la exagerada elongación del poste D que se asemeja a un huevo. Mecánicamente emplea el mismo V6  de 271 del Accord con sistema de tracción integral y caja automática de 5 cambios.
 

Mitsuoka Orochi

Este auto exótico que toma su nombre de un mítico dragón japonés de 8 cabezas que se asemeja a una serpiente es sin duda terrible por donde se le mire. Las formas son barrocas, con un exceso de trazos, branquias y adornos, pareciera que la idea era evitar que existieran más de 10 cm cuadrados sin algún detalle. El resultado final lo hace lucir más como un vehículo salido de los más oscuros rincones de la imaginación de Miyazaki (Hay que recordar ese Gatobus de Mi vecino Totoro) que un auto deportivo de producción limitada

Por si fuera poco, el planteamiento mecánico es sumamente mediocre también, con un V6 de 3.3 litros de origen Toyota de 230hp.
 

Fiat Doblo II

La realidad es que los autos familiares de Fiat son tradicionalmente feos, basta recordar el Multipla que en su más reciente entrega sigue siendo bastante feo, aunque la nueva generación del Doblo, que debutó este año se gana el premio como el diseño menos agraciado dentro de los nuevos Fiat. Por si fuera poco esta configuración de pequeña van que en Europa es muy popular no ayuda demasiado, ya que las proporciones son bastante extrañas con muchísima altura, que permiten que un pasajero sentado pueda estirar los brazos hacia arriba, pero al ser vehículos con un largo total reducido el resultado es simplemente raro.

Por si lo anterior fuera poco, el frontal del Doblo II se asemeja más al de un auto chino, los faros son enormes y la parrilla también.
 

Porsche Panamera

La marca de Stuttgart ha hecho historia con el diseño del 911, que poco ha cambiado desde sus inicios, pero el adoptar el mismo diseño tanto para un SUV (Porsche Cayenne de primera generación) como para un sedán, está simplemente mal. El Panamera es un gran auto en cuanto a desempeño, manejo y concepto pero el diseño fue decepcionante, sobre todo al observarlo desde atrás que pudo haber lucido mejor si no lo hubieran tratado de hacer  que la parte posterior de un 911 pudiera acomodar un par de bolsas de palos de golf.
 

Ssang Yong Actyon

Además de un nombre difícil de pronunciar, el Actyon tiene uno de los diseños más abominables que hemos visto. Con líneas poco agraciadas y ángulos demasiado atrevidos, en verdad nos hace preguntar si el diseñador alguna vez vio terminado su trabajo y se sintió satisfecho. Simplemente feo.
 

Mercedes-Benz Clase R

Un intento de la marca alemana por incursionar en el segmento de las Vans con un toque de lujo, resultó en un producto de diseño desproporcionado con frente de Clase B pero un cuerpo absurdamente largo y curvo. Por dentro, hay que decirlo es sumamente cómoda y lujosa pero el exterior sí deja mucho que desear, inclusive ahora con su reciente facelift.
 

Jeep Compass

Jeep es un icono de vehículos 4x4, pero eso no indica que no puedan escapar de la moda y las tendencias actuales de diseño. Por ello la marca tuvo la idea de crear el Compass un auto que comparte todo con el Patriot y Dodge Caliber pero en feo, con formas “aplastadas”,  que se notan en los pasos de rueda, luces direccionales y unas llantas mal proporcionadas. En realidad este es un diseño nada afortunado al cual le integraron los faros y parrilla tradicionales de Jeep.
 

Ford Focus (Estados Unidos)

 

La próxima generación del Focus será la primera en donde este vehículo utilice una plataforma y diseño globales, pero en la actual generación, mientras la versión europea es una de las mejores propuestas de diseño y valor del mercado, la de EU es simplemente la vieja generación con algunas modificaciones estéticas que terminaron arruinándolo por completo.

A su favor tiene que es un producto confiable y equipa el sistema SYNC, pero lo cierto es que estéticamente es bastante menos atractivo que el europeo


 

Mitsubishi L200

Una pick up de Mitsubishi funcional que cuenta con buena capacidad de trabajo y potencia gracias a su motor diesel, pero que resulta ser poco agraciada a la vista. Comenzando por sus faros “de mirada triste” que nos recuerdan al personaje de la película Wall-E, la parrilla y fascia logran un efecto visual de seño fruncido. Viéndola de lado pareciera que son dos autos diferentes pegados por la mitad debido a que la cabina no mantiene formas fluidas con relación a la caja, mientras que en la parte posterior se asemeja más a un árbol de navidad rodante debido a la gran cantidad de lucecitas que tiene.

La L200 es como salir a jugar con tus peores garras. Sabes que van a aguantar el trabajo rudo, pero también sabes que has perdido todo el estilo.
 

¿Qué opinas? Cuéntanos