Novedades

BMW M5 2012, con un V8 biturbo de 560 Hp

Es un 10% más potente y ofrece 30% más de torque que su antecesor, pero consume un 30% menos

BMW M5 2012, con un V8 biturbo de 560 Hp

El fabricante bávaro vuelve al ruedo con la 5° generación del que es quizá, el sedán de altas prestaciones más famoso del mundo. El nuevo M5 es animado por un V8 biturbo de 560 Hp que le permite alcanzar 250 km/h (305 km/h sin el limitador), solo necesita 4.4 segundos para los primeros 100 km/h y 13 segundos para el 0 a 200 km/h.

El M5 se destacó siempre por combinar la velocidad de un superdeportivo con el lujo, confort y la practicidad propios de un sedán BMW.  En el caso de esta nueva generación las cosas no son distintas, conservando los atributos de habitabilidad y espacio del recientemente presentado Serie 5, pero suma unas tomas de refrigeración más grandes en la parte frontal, salpicaderas más anchas, así como un difusor y alerón tipo Gurney en la parte posterior, evidentemente no faltan las señas típicas de un BMW M, las branquias laterales y las cuatro salidas de escape. 

Luego del anterior V10 de 5.0 litros y 500 Hp, BMW decidió volver a un V8 y reducir la cilindrada a 4.4L buscando mejorar la eficiencia. Sin embargo, no perdió potencia, de hecho ofrece 60 caballos extra, ahora entre 6.000 y 7.000 giros. La clave está en la aplicación de dos turbos, que además lo tornan más elástico entregando 501 Lb-pie de torque desde 1.500 rpm Así, el nuevo M5 es un 10% más potente y ofrece 30% más de torque que su antecesor, pero consume un 30% menos

La división M siempre se destacó por sus chasises, en este caso retrabajó completamente las suspensiones a las que dotó del sistema DDC de control dinámico y un control de estabilidad DSC con modo M Dynamic. El diferencial, otro punto destacado de los Ms, cuenta con un sistema de bloqueo multidisco activo. Los frenos, que acusaban fatiga en el anterior M5, ahora son de material compuesto, más ligeros y potentes. Por último, mediante las teclas M Drive se pueden alterar parámetros de acelerador, dirección, suspensión y de la nueva caja con doble embrague y 7 velocidades.

En cuanto al interior y el equipamiento, la dotación incluye terminaciones en piel y aluminio, así como componentes que normalmente son opcionales en el Serie 5 convencional como el Head-Up Display. Se pueden agregar elementos sofisticados como el Sorround View de visión panorámica y el BMW Night Vision con capacidad para detectar personas. 

Hernando Calaza recomienda

Cuéntanos que opinas