Test drive

Test de Mazda2 2012

Probamos el pequeño integrante de la marca de Hiroshima <div> </div>

Test de Mazda2 2012

Antecedentes

El caso de Mazda en EUA es uno de éxito ejemplar a nivel mundial

 

El Mazda2 es un subcompacto que comparte plataforma con el nuevo Ford Fiesta –fabricado en Cuautitlán, Edo. de México-, cuyas líneas de diseño se apegan al resto de los productos de la marca y como veremos a continuación, ofrece un manejo divertido y entusiasta

Características Técnicas y Mecánicas

El Mazda2 2012 emplea como propulsor un motor de cuatro cilindros y 1.5L de desplazamiento con doble árbol de levas a la cabeza y 16 válvulas que produce una nada despreciable potencia de 102 caballos de fuerza y 98 lb-pie de torque. Para ambas versiones que se comercializan en nuestro mercado (Sport y Touring), está acoplado a una transmisión manual de cinco relaciones, pero para la de mayor nivel de equipamiento –Touring- existe la opción de una automática de cuatro.

 

La tracción se manda al eje delantero donde la suspensión es MacPherson (independiente) y los frenos de disco ventilados mientras que atrás, el eje es torsional y los frenos de tambor.

 

Interior

Siguiendo con la filosofía de diseño de la marca, encontramos muchos círculos en el interior, el tablero del Mazda2 es una combinación de éstos con algunas líneas rectas sutiles. Las perillas que controlan el aire acondicionado, los instrumentos (velocímetro y tacómetro) y la pantalla que muestra la información del sistema de sonido, adpotan dicha forma para romper con el resto de los tableros de los subcompactos.

 

Los asientos están forrados en tela, pero cuentan con muy buen soporte lateral y están compuestos de dos texturas diferentes separadas por una línea en color rojo, algo que les da un toque deportivo y muy agradable. 

 

La calidad de plásticos y en general del interior, es bastante buena, asimismo la cabina se encuentra muy bien aislada de los ruidos exteriores, salvo de los que provienen del motor ya que ahí sí se nota cuando éste gira a altas revoluciones.

 

Entre las comodidades encontramos aire acondicionado, computadora de viaje, faros contra niebla, limpiador trasero, cristales delanteros y traseros eléctricos, sistema de sonido con seis bocinas, controles de audio al volante, entrada auxiliar, lector de CDs y MP3, mientras que en el ámbito de seguridad: bolsas de aire delanteras, ABS, asistencia de frenado de emergencia y distribución de frenado integran la lista.

 

Manejo

Actualmente se ha convertido en un cliché decir que un Mazda es divertido de manejar y que la filosofía del Zoom-Zoom está presente en todos sus productos, pero la realidad es que sí, todos los productos de la marca japonesa se manejan muy bien, transmitiéndole lo que sucede debajo de las ruedas al conductor y aunque no tengan mucha potencia, el control que tiene el conductor sobre ellos es diferente a lo que otras marcas ofrecen.

 

El Mazda 2 no es la excepción a la regla y aunque su motor no es precisamente brioso (de hecho es lento), la entrega de torque está en la parte baja del tacómetro, permitiéndote salir rápidamente de una intersección, una curva o simplemente para realizar un cambio de carril en el tránsito citadino, lo que provoca que se sienta ágil y divertido.

 

La dirección es probablemente una de sus más grandes fortalezas pues aunque es suficientemente liviana para maniobrar en el tránsito o al estacionarse, se siente muy precisa apuntando el auto exactamente a donde nosotros queremos con sólo girar levemente el volante. Además puedes sentir lo que pasa debajo de la ruedas, algo que se busca en los autos deportivos pero no generalmente en un subcompacto, aunque funciona perfectamente.

 

La caja cambios es también algo digno de destacar pues los recorridos son cortos y precisos (es muy difícil equivocarte de engrane) y nos recuerdan mucho al manejo del deportivo MX-5. Además, al estar incrustada la palanca en el tablero y no en el piso, obtienes una altura más amigable y no sacrificas espacio para la consola central o las piernas.

 

Es bastante obvio, el manejo del Mazda2 nos dejó maravillados, pero también cabe decir que encontramos un pequeño problema con el sistema de ABS en nuestro auto a prueba. Dicho sistema se vuelve loco al pasar por una superficie rugosa o un bache y es que si vas presionando el pedal de freno y una de las llantas cae en un bache, el ABS siente que la llanta pierde agarre y empieza a bombear los frenos provocando que la distancia de frenado se alargue significativamente. No pasa de un susto, pero sí es algo que notamos varias veces durante nuestras pruebas.

 

La habitabilidad es muy buena y ninguna plaza se siente carente de espacio, inclusive la cajuela es bastante amplia. Las ventanas grandes dan la sensación de amplitud en conjunto con el toldo alto, por lo que logran hacer una cabina cómoda inclusive para cuatro adultos y un niño.

 

Conclusión

El Mazda2 nos parece una excelente opción para quien busca un producto pequeño, divertido, práctico, bien ensamblado y con buen nivel de equipamiento. Su motor no será el más potente pero sí es bastante económico y entretenido. ¿Cómo se defiende contra sus contrincantes? Empezando por el diseño, es juvenil, atractivo y deportivo; el nivel de equipamiento es suficiente y definitivamente el manejo es su carta más fuerte. Pero lo más importante, es que logra lo que un auto pequeño puede aspirar a ser y es no sentirse pequeño.

Cuéntanos que opinas