Test drive

Test de Volkswagen Tiguan Track & Fun 4Motion 2012

La SUV pequeña de VW viene a dar batalla a las más grandes

Test de Volkswagen Tiguan Track & Fun 4Motion 2012

Antecedentes

¿Por qué se llama Tiguan?
Un singular acrónimo formado por la palabra Tigre e Iguana TI-GUAN, dicho nombre fue elegido entre cientos durante una votación ejercida por una publicación especializada alemana a petición de Volkswagen.

El parecido con la SUV grande de VW –Touareg- es mucho, pero en medidas más pequeñas.
En realidad no se trata de una SUV como tal, el fabricante alemán la tipifica como un Compact Crossover Vehicle y desde su lanzamiento en 2007 ha vendido más de 700 mil vehículos en todo el mundo.

Fue presentado como concepto en el Salón de los Ángeles en 2006 y tan solo un año más tarde se develó el modelo de producción en el marco del Salón de Frankfurt (2007).

Este vehículo mundial de VW se produce en cuatro plantas del grupo VAG localizadas en Alemania, Rusia, China y Vietnam.

Características Técnicas y Mecánicas

Bajo el cofre del VW Tiguan encontramos el confiable propulsor de 2.0L de 16 válvulas, turbocargado y con inyección estratificada de combustible, denominado TSI (Turbo Stratified Injection). Dicho motor está acoplado a una transmisión Tiptronic de seis cambios, que puede funcionar totalmente automática o con cambios manuales, realizados mediante paletas ubicadas detrás del volante o con movimientos basculante de la misma palanca.

La potencia entregada por dicho tren motriz es de 197 hp a 5,100 rpm y la fuerza de torque se ubica en las 207 lb-pie en el rango de las 1,700 a 5,000 revoluciones por minuto.
Es prudente comentar que la versión evaluada por Autocosmos es la de más alta gama y cuenta con un sistema de tracción integral llamado 4Motion.

¿Cómo funciona?
El corazón del sistema 4Motion es un embrague multidisco “Haldex” de accionamiento electrónico sumergido en un baño de aceite. Según la presión que ejerzan los discos el embrague controla el torque transfiriéndolo a las ruedas traseras, dependiendo de los coeficientes de fricción entre dichos disco, es posible que el sistema llegue a transmitir toda la fuerza de tracción al eje trasero solamente.

Las dimensiones son generosas, sin llegar a ser un vehículo considerado grande. La longitud es de 4,427 mm, la anchura de 1,809 mm, el alto de 1,683 y la distancia entre ejes es de 2,604 mm.
El peso de la unida probada es de 1,647 kilos y está ensamblada sobre la plataforma PQ35 del grupo VAG que le da estructura a vehículos tan disímbolos como el Altea de Seat, el Jetta VI, el EOS, GTI y el Beetle de Volkswagen, también le sirve de base a la Q3 de Audi.

La suspensión es McPherson en el eje delantero e independiente multibrazo en el eje trasero.

Exterior

Como comentamos en las primeras líneas, el parecido con la Touareg es mucho, la construcción de doble volumen (motor-habitáculo) es muy notoria, un largo cofre y una zona acristalada muy bien definida que ofrece pocos puntos ciegos. Los costados de la carrocería carecen de adornos o protecciones laterales y tan sólo resalta una moldura perimetral pulida en las zona de las ventanas. Las salpicaderas están rematadas con unos elementos de plástico negro que además de darles un buen remate, las protege de algunos objetos encontrados en el camino.

El Tiguan está posado en el piso en llantas P.235/55 R17 montadas en rines de aleación de aluminio y ofrece una buena relación de ancho-alto, ya que se trata de un vehículo que ofrece algunas capacidades para circular en rutas fuera de la carretera. En el toldo encontramos dos barras laterales, en las cuales se puede acoplar un rack portabicicletas, o una canastilla.

La óptica frontal la hace verse simplemente espectacular y un poco intimidante, está compuesto por luces diurnas de LED y la iluminación principal es bi-xenón que además cuenta con el sistema de alumbrado en curva, que emplea el uso de los faros de niebla, que se encienden según al lado que se gire.

Interior

El ambiente Premium se siente desde que se abre la puerta, el olor a piel auténtica se hace presente (aunque no todo el forro del los asientos es de piel genuina). La alfombra y los paneles de las puertas no defraudan, la calidad Premium se nota en muchos detalles, por ejemplo la combinación de materiales empleados en el tablero está bien lograda y se aprecia la buena factura. Las texturas son agradables al la vista y al tacto, la mascarilla del equipo de audio y de las ventilas del aire acondicionado son de un plástico que simula metal, bien combinado y perfectamente integrado. Ya que hablamos del equipo de audio, es interesante comentar que además de tener la interfaz Media In para reproductores iPod, cuenta con una memoria HD de 30 GB, entradas para tarjetas SD, conector USB, Bluetooth, lee formatos MP3 y por si fuera poco ofrece un sistema de navegación GPS que se grafica en la pantalla de accionamiento táctil de 6.5 pulgadas.

El cuadro de instrumentos es demasiado sobrio, muy a la Volkswagen, dos grandes diales para el velocímetro y el tacómetro, al centro de ellos una pantalla nos brinda información sobre el status de la transmisión, la autonomía de combustible y diversas funciones como el testigo de la presión de llantas.

Un detalle interesante es el inmenso toldo de cristal -con quemacocos de accionamiento eléctrico con el que cuenta esta versión- prácticamente todo el habitáculo está bañado por los rayos del sol, con la única ambigüedad de que en climas demasiados cálidos, tanta luz solar hará que el sistema de aire acondicionado bi-zona Climatronic trabaje demasiado, aunque el cristal esté tratado contra rayos UV.

Manejo

La sensación de solidez que brinda el VW Tiguan al cerrar la puerta se ve un poco opacada por la llave de arranque, simplemente es la misma que se puede encontrar en un VW que cueste la quinta parte de lo que vale esta “camioneta”, debería ser un “transponder” con detección de presencia y no una vulgar llave, pero bueno…

Al poner en marcha, el sonido característico de un VW se hace presente. Gracias a la gran cantidad de ajustes eléctricos del asiento, más la facilidad de colocar el volante de dirección en una posición cómoda tanto en ángulo de inclinación como en profundidad, se consigue una postura de manejo perfecta, con todos los controles al alcance de los dedos.

Ya una vez en marcha la velocidad de reacción del turbo me desilusionó un poco. En los primeros segundos el arranque es lento pero ya que se generó la suficiente presión en el turbo, las cosas cambian favorablemente.

La transmisión Tiptronic hace los cambios de una manera rápida, pero la sensación de pesadez al inició es también muy notoria, aunado al “lag” del turbo, dicha sensación es provocada por el sistema 4Motion, que en baja velocidad deja sentir su gran peso. Esa sensación puede contrarrestarse seleccionado la opción Sport de la transmisión, pero el consumo de combustible aumentará si se elige esta opción.

Ya en curso, el Tiguan se comporta de una manera espectacular, incluso puede manejarse como un deportivo gracias al sistema de tracción integral. Los promedios en caminos con curvas pueden ser altos y el manejo divertido pero a la vez seguro ya que de serie viene equipado con frenos ABS, ASR y EDS (Bloqueo del diferencial) así como EDC (control de estabilidad).

¿Para que sirve el 4Motion?
Se trata de una tecnología que envía tracción a las cuatro ruedas. Dicha tracción es de mucha ayuda en terrenos con poca adherencia, sea por que está mojado, con nieve o lodo. En esas circunstancias, la fuerza de tracción se ajusta a las condiciones de la superficie y el torque se distribuye de forma variable en cada una de las cuatro ruedas, es decir con el sistema 4Motion el manejo es más seguro.

Este sistema de tracción tiene su lado bueno y su lado malo, es demasiado pesado y por ende los consumos de combustible son elevados,. En ciudad, apenas logramos 7.4 Km/l mientras en carretera, aumentó a 12.9 Km/l.

Conclusión

Sin duda el Tiguan es un vehículo a considerar, si se busca algo con aspecto un poco rudo. Cuenta con un tren motor muy eficiente, una calidad de materiales y manufactura a la altura de otras camionetas alemanas -léase GLK de Mereces-Benz, X1 de BMW y la prima cercana, Audi Q3.

Hay pocos puntos a criticar, siendo el más relevante el desmedido consumo de combustible en uso en cuidad, muy elevado.

¿Qué opinas? Cuéntanos