Test drive

Test de Audi S3 2014

¡No es lo que parece, es MUCHO más!

Test de Audi S3 2014

 

Antecedentes

El Audi A3 es un hatchback que acaba de cumplir la mayoría de edad en el mercado, se han lanzado ya tres generaciones con muchas variantes y conformaciones de carrocería. El día de hoy se puede comprar un A3 de tres puertas hatchback, un Sportback de cinco puertas, un sedán de cuatro puertas e incluso un convertible, pero no nos hagamos bolas, la tradición del A3 siempre obliga a que sea un vehículo de dos volúmenes, juvenil y deportivo. Ya que entramos en la “jerga” deportiva, hoy les presentaremos la evaluación de la variante rápida denominada simplemente S3.

A diferencia de otros constructores alemanes que cada vez alargan más los nombres de sus modelos, Audi sigue fiel a la tradición y usa nombres cortos, parcos y concretos, muy al estilo teutón.

La primer variante S del 3 nace en el último año (1999) del Siglo XX, una opción rápida y radical con un aspecto intimidante gracias al ensanchamiento de las salpicaderas y los enormes rines de 17 pulgadas denominados Avus. Bajo el cofre se encontraba un motor novedoso –en aquellos años- un cuatro cilindros en línea de 1.8 litros con 20 válvulas asistido por un inmenso turbocargador KKK K04 que entregaba una potencia entre los 207 a los 222 Hp de poder. Hoy quizá se leen muy discretos 200 hp, pero en el Siglo XX eran muchos y eran dignos de respeto, pues el S3 además de ser poderoso estaba dotado del sistema de tracción quattro que hacía las delicias de los que sabían manejar aprisa y también ocultaba las pocas capacidades de otros que no tenían la menor idea de cómo conducir rápido pero a bordo de sus S3 manejaban mucho mejor… ¡Claro, la rápida aceleración del 1.8 Turbo, la tracción quattro con sistema Haldex y las incipientes asistencias electrónicas como el ABS en los frenos, el ESP y el ASR ayudaban mucho. Esa primera generación fue diseñada por Dirk van Drackel y se vendió de 1999 al 2003, año en que fue descontinuada la primera versión del A3, denominada internamente como 8L.

El S3 de la segunda generación se devela en el 2006, tres años después de la presentación de la nueva carrocería denominada 8P. En las entrañas encontramos la misma motorización asistida por un turbocargador, pero en esta ocasión el desplazamiento creció hasta los 2.0 litros dotado de una nueva inyección estratificada de combustible que Audi denominó FSI. El turbo también era más grande un KKK K04 y el intercooler de mayores capacidades, que le permitían al propulsor entregar sin problemas 261 hp. ¡Wow, ya hablamos de un cuarto de millar de equinos a disposición del conductor! Mismos que eran muy bien plantados al piso por el ya famoso sistema quattro asistido por un sistema de tracción Haldex. Fue el primer S3 en ofrecer dos opciones de transmisión, ambas de seis cambios, una manual completamente tradicional y una robotizada, denominada S-tronic (de doble embrague).

El S3 cuyo código interno es 8P se comercializó del 2006 al 2012 y el diseño es obra de Walter de Silva y Gary Telaak.

La nueva generación del A3 (8V) se lanzó en el 2012 y un año después se presentó la versión deportiva, es decir el S3 que ahora nos ocupa.   

 

Características técnicas y mecánicas

Está fabricado sobre la plataforma MQB, que le da estructura a todos los compactos del grupo VAG (nuevo Golf, Leon y A3)  y es obra del diseñador Dany Garand.

Bajo el cofre encontramos la misma receta que siempre ha sabido darle ese toque de sal y pimienta picante al S3, un motor de cuatro cilindros en línea de 2.0 litros. Evidentemente cuenta con un turbocompresor y está dotado con con un arsenal de tecnologías que le permiten mejor desempeño con materiales más ligeros -por ejemplo la cabeza del motor está fabricada con una aleación de aluminio más liviana pero a su vez mucho más resistente a las altas temperaturas- los anillos de los pistones también están diseñados para tener un óptimo funcionamiento sin pérdidas de compresión aprovechando así todos y cada uno de los 280 Hp de poder que es capaz de generar entre las 5,500 a 6,200 rpm ¿Se acuerdan de los discretos 207 Hp de la primera generación? La fuerza de torque es una cifra similar a la de la potencia -280 Lb-pie- en el rango de las 1,800 a las 5,500 vueltas.

La transmisión robotizada  es un capitulo aparte, una S tronic de siete velocidades que ofrece modos de conducción completamente automático o con cambios manuales.

 

Exterior

Honestamente luce demasiado discreto, lo más agresivo es el frente con esa inmensa parrilla trapezoidal que ya muchos copiaron y la óptica principal, cuyo contorno se ilumina dando una apariencia malévola que provoca respeto sobre todo en la carretera. La parte trasera también tiene su toque de gracia, con un deflector colocado en la parte superior del vidrio trasero en donde se aloja la tercera luz de freno. En la parte más baja de la fascia hay una moldura color grafito que separa el área de los escapes, que también le da un toque interesante. Los costados son bastante ramplones y sin gracia y pese a que la generación 8V del A3 es bastante nueva, ya se ve vieja.

 

Diseño Interior

A diferencia de lo simple del exterior el habitáculo del S3 es una bacanal para los sentidos, una orgia de texturas y aromas que nos gritan fuertemente ¡Soy Premium! Y vaya que lo es. Lo primero que hay que resaltar son las tapicerías de piel de los asientos, con un trabajo artesanal digno de un Weissman o un Koenigsegg, con un capitonado que además de verse lujoso, se nota caro y muy bien hecho.

Otro detalle que hace palidecer a sus competidores es el despliegue de la pantalla central que con un accionamiento eléctrico, el monitor aparece y desaparece en segundos. Ya que mencionó la meticulosa pantalla, hemos de informar que aquí es en donde se pueden gobernar todas y cada una de las opciones de manejo del S3, incluso se puede personalizar la dureza de la dirección con un programa denominado Audi Drive Select. Evidentemente, en dicha pantalla, también aparece la cartografía del sistema de mapas y por ultimo nos informa del sistema de Infoentretenimiento, sea mostrándonos la frecuencia de la emisora que escuchamos o la portadilla del álbum que está almacenado en nuestro iPod.

En la consola central encontramos una palanca de cambios tradicional, que al primer golpe de vista parecería que es completamente manual por el diseño del forro. Justo abajo está el control MMI, que en combinación con teclas y una perilla se pueden acceder a todas las funciones que aparecen en la pantalla central. El volante también tiene un buen arsenal de botones para la manipulación del teléfono, volumen del audio firmado por Bang & Olufsen y en la parte trasera nuestros dedos se encontraran con las paletas de la caja de cambios, la circunferencia del volante está trunca en la parte baja dándole un toque más “Racing”.

 

Manejo

Para encender el motor solo hay que presionar un botón e inmediatamente cobra vida.

La mejor parte del S3 sin duda es el manejo, del cual se peude seleccionar varios modos:

-Efficiency es el modo más “verde” cuya premisa es el bajo consumo de combustible y activa automáticamente el odioso sistema Start-stop al cual debemos acostumbrarnos. Ccon ese modo seleccionado la aceleración es suave, los cambios de velocidad se hacen en una zona baja de rpm y pese a que no tiene una respuesta lenta la aceleración es pausada y suficiente para sortear el tránsito citadino.

-Confort, su nombre lo dice todo, la conducción orientada al bienestar de los ocupantes. No hay sobresaltos en la aceleración ya que el tacto del pedal es suave y se siente “ligerito”, la suspensión es menos rígida y los cambios de velocidad de la transmisión se hacen de manera sutil.

-Dynamic, al seleccionarlo –y vaya la comparación- se hace una invocación al Diablo, ya que el S3 parece un poseído. El sonido del escape cambia, el tacto de la dirección y del pedal del acelerador se hacen más firmes, los cambios de velocidad en el modo automático se hacen en el inicio de la zona roja del tacómetro, la suspensión es dura y gracias al sistema quattro el agarre es inmejorable, aunque presenta una ligera tendencia al subviraje si abusamos mucho en una curva ya que el reparto de pesos es preponderantemente mayor en el eje delantero.

Si el camino lo permite la aceleración parece infinita hasta rondar los 250 km/h en donde un gobernador electrónico de corte de inyección de combustible nos arruina el momento y hace que el S3 sufra una ligera tos, que se quita viajando a 245 km/h. Es prudente comentar que a esos promedios el vehículo no presenta esa clásica característica de “flotar”, en todo momento en conductor siente lo que está pasando en cada una de las ruedas y la sensación de solidez y seguridad está presente en todo momento, aunque el consumo de combustible resulta más que escandaloso a ese rítmo.

 

Conclusión

Si sacamos una calculadora y hacemos una simple operación aritmética de relación peso-potencia-valor nos daremos cuenta que cada caballo de poder que nos entrega el S3 es una buena compra, quizá en el papel 280 Hp hoy no suenen mucho, pero combinados con la agilidad dinámica, sumada a los niveles de confort y alta calidad nos daremos cuenta que el S3 es una opción coherente si lo que se busca es “performance”. El estilo es sin duda su carta menos fuerte, ya que no hay muchas cosas en el exterior que lo hagan diferenciarse de un A3 básico, con la medida proporción…

¡Si están pensando en comprar un deportivo alemán de la estrella o la hélice, no descarten a los cuatro aros y seguramente se llevarán –como nosotros- una agradable sorpresa!

 

 

¿Qué opinas? Cuéntanos