Test drive

Test de Dodge Durango RT 2014

El Muscle Car de los SUVs....

Test de Dodge Durango RT 2014

Antecedentes

La Durango es una SUV que llegó al mercado en 1997, aquella primera generación estaba montada sobre una plataforma de pick up, es decir la arquitectura era Body on Frame. Antes de que las SUVs deportivas fueran inmediatamente relacionadas con productos como la BMW X5 o la Porsche Cayenne, la Durango en su variante R/T que equipaba un V8 Magnum de 5.9 litros era la reina de ese segmento, algunos la recordarán en color rojo o vestida de Patrulla Federal de Caminos. De aquella primera generación incluso existió una versión denominada Shelby SP 360 que contaba con un súper cargador, así como la pintura Viper Blue, que tenía franjas blancas.

Para la segunda generación que llegó en 2003, la Durango creció sustancialmente y mantuvo su arquitectura Body on Frame, al tiempo que también perdió todo ese atractivo y "Cool factor" que tenía el modelo anterior.

Para la tercera generación que llegó en 2010, la Durango migró a una plataforma de chasis monocasco que se comparte con la más reciente Jeep Grand Cherokee, así como con algunos modelos de Mercedes-Benz como la ML. Para 2014, la Durango recibe un facelift, en el exterior los cambios más notables vienen en la parte posterior, con unas nuevas calaveras que lucen muy similares a otros modelos de Dodge como el Charger o el Dart. Mecánicamente la gran noticia es la adición de una caja de 8 velocidades, que le ha permitido al SUV norteamericano, ofrecer niveles de refinamiento sobresalientes.

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre encontramos a un viejo conocido, se trata del V8 HEMI de 5.7 litros que entrega 360 hp y 390 lb-pie de torque, dicho propulsor se acopla a una moderna transmisión automática de ocho velocidades que a su vez envía la potencia al eje posterior.

La suspensión es McPherson adelante y multibrazo atrás con función de autonivelación.

En materia de seguridad, la Durango R/T ofrece siete bolsas de aire, ABS, Control de Estabilidad, Control de Tracción, Alerta de Colisión con asistencia de frenado, asistencia de frenos en lluvia, cámara de reversa, monitor de presión de neumáticos y anclajes LATCH.

Confort

En el interior, encontramos un habitáculo con todos los aditamentos tecnológicos imaginables empezando por la pantalla táctil de 8.4 pulgadas con sistema Uconnect que controla el climatizador automático de 3 zonas, calefacción y ventilación de los asientos, navegador, interfaz con el teléfono móvil vía Bluetooth con función de streaming audio, comandos de voz, etc.

El volante forrado en cuero es multifución, mientras que en el cluster de instrumentos otra pantalla personalizable de 7” nos muestra información relativa a computadora de viaje, reproducción actual del sistema de audio, etc.

La lista de amenidades de confort también es amplia y destacan elementos como la calefacción para la segunda fila de asientos, asientos delanteros eléctricos de 8 vías, vestiduras en cuero con costuras en color rojo, volante con calefacción y quemacocos, entre otros.

Si bien es cierto que la Durango comparte plataforma con la Jeep Grand Cherokee, el exponente de Dodge es más largo y por ende ofrece una tercera fila de asientos, que dicho sea de paso no son de lo más cómodos tratándose de un adulto de talla media.

Del interior también destaca la ausencia de una palanca de cambios tradicional, en su lugar la Durango R/T 2014 ofrece un selector en forma circular, parecido al del Jaguar XF con la diferencia de este no es pop up. En modo manual, la transmisión se opera mediante unas paletas de cambio que se ubican detrás del volante.

Manejo

Cuando revisamos las credenciales de la Durango R/T, podemos darnos cuenta de que tiene todos los elementos para divertirnos: V8 HEMI, tracción posterior, caja de ocho cambios y una suspensión con ajuste deportivo.

Evidentemente lo primero que destaca es el sonido del motor, ese rugido que solo los ocho cilindros americanos son capaces de emanar y que inmediatamente nos remiten a los Muscle Cars. La aceleración es progresiva, pese a tener una masa de 2,328 kilos se siente ágil y se planta muy bien en el camino. En altas velocidades se percibe mucha estabilidad y aplomo, no afecta en absoluto la mayor altura con respecto del piso, gracias a la adición de la caja automática de ocho velocidades la suavidad de marcha y aprovechamiento de la potencia es mejor que nunca.

Es una verdad absoluta que la Durango es un producto refinado y cómodo, muy cercano a los SUVs premium y en ese sentido deja mucha tierra de por medio con los SUVs de tres filas de asientos de las marcas de volumen.

El aislamiento acústico es aceptable y en términos generales la experiencia es muy buena, aunque sí hay que decir, algunos de los plásticos empleados podrían ser de mejor calidad y también encontramos algunos ensambles no muy bien logrados.

Conclusión

La nueva Durango R/T ha resultado una grata sorpresa, estableciendo una analogía, podríamos decir que es una especie de Muscle Car dentro del segmento de los SUVs y si bien es cierto, el precio podría parecer elevado en comparación con algunos modelos de la competencia como podría ser la Ford Explorer o la Nissan Pathfinder, hay que tener en mente que aquí se ofrece un V8 con caja de ocho cambios, un tren motor mucho más cercano al que podemos ver en las gamas premium.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos