Test drive

Volvo XC90 2016: Prueba de manejo

La renovación del SUV de lujo familiar nos dejó apantallados

Volvo XC90 2016: Prueba de manejo

Antecedentes

Esta es el totalmente nuevo Volvo XC90, el modelo insignia de la marca que se encuentra en su segunda generación y tardó impresionantes 12 años en renovarse desde su lanzamiento en 2002. Esta segunda generación representa todo un cambio para la marca en cuanto a diseño, tecnología y calidad. Esto ya ha dado resultados pues el modelo es todo un éxito en el mundo e inclusive la marca tuvo que incrementar la producción de este SUV para satisfacer la demanda.

XC90 2016 está basada en una nueva plataforma para la marca denominada Scalable Product Architecture en la que se construirán todos los nuevos productos de Volvo por venir.

El diseño toma como base los rasgos característicos de la marca como la parrilla cruzada con el logo de volvo, los faros de LED que ahora tienen un formato que la marca denomina como “Martillo de Thor”, las calaveras verticales rediseñadas y la silueta cuadrada del XC90 pero con un lenguaje como el que encontramos en los conceptos recientes de Volvo como al Concept Coupé, Concept Estate y Concept XC Coupé. El resultado es uno de los SUVs de lujo más atractivos que hemos visto en los últimos años, con una presencia inigualable y una imagen 100% de lujo y prestigio.

 

Precio: desde $49,800 dólares

 

Características técnicas y mecánicas

Uno de los grandes aportes al segmento que hace este Volvo XC90 2016 la encontramos en el motor y es que aunque la marca lo tipifica como un T6, en realidad se trata de un cuatro cilindros dos litros. Sí, leíste bien, no es un V8 o un V6 como en la generación anterior sino un pequeño motor de cuatro cilindros en línea. Entonces… ¿Cómo logra mover a esta camioneta de 0 a 62 mph (100 km/h) en 6.5segundos y hasta a una velocidad de 143 mph (230 km/h)? La respuesta está en la sobrealimentación, que la realiza mediante un súpercargador y un turbo que trabajan en conjunto para eliminar el retardo en la potencia y para seguir empujando a altas revoluciones. De esta forma, entrega 320 hp y 295 libras-pie de torque, cifras que bien podríamos encontrar en un motor de seis cilindros.

La transmisión es la ya conocida automática de ocho velocidades que utilizan muchas otras marcas y que desarrolló ZF que en el caso de la XC90 manda la tracción a las cuatro llantas para un mejor manejo y también un poco de capacidades offroad.

 

Interior

Por dentro de este Volvo XC90 2016 encontramos un ambiente que se percibe de mayor calidad en todos los sentidos, los materiales son de lo mejor que encontramos en el segmento al igual que el ensamble y también se respira un toque minimalista muy elegante en el que destacan algunas cosas como la gigantesca pantalla táctil de nueve pulgadas al centro del tablero y los materiales auténticos como la madera de nogal, cuero nappa y aluminio.

Algo que nos llamó la atención es que todo tiene un toque diferente como por ejemplo el modo de encender el motor que es mediante la llave de presencia y girando la perilla en la consola central, la pantalla del sistema de info-entretenimiento es vertical y realmente encontramos muy poco switches en el tablero que interrumpan las líneas de diseño interior.

Un mensaje que quiere mandar este nuevo SUV de Volvo es que está realmente orgulloso de ser sueco, utilizando mucho el diseño simple, líneas suaves y materiales muy limpios. Por ejemplo, los asientos tienen esta pequeña etiqueta con la bandera de Suecia y en toda la comunicación se explota el hecho de estar fabricada en ese país.

Después está todo el tema tecnológico y es que para el modelo 2016 del XC90, vertieron absolutamente lo más novedoso de la marca.

El sistema de info-entretenimiento consta de una pantalla vertical y no horizontal como en la gran mayoría los que encontramos en el mercado y la verdad es que su funcionamiento es de lo mejor que hemos visto pues para operarlo se realiza como si fuera una tablet, además de que todo el tiempo está mostrando información del resto de los sistemas como el de audio, el GPS, el control de clima automático de cuatro zonas y el teléfono para facilitar cambiar entre uno y otro.

En esta misma pantalla se muestra la excelente imagen de las cámaras alrededor del auto que otorgan una visión de 360° pero que puedes seleccionar de forma individual alguna con un solo toque.

El panel de instrumentos es completamente digital, es decir que es una sola pantalla y significa que además la podemos configurar a nuestro gusto ya sea para mostrar un pequeño mapa del GPS, información de la computadora de viaje y si queremos, podemos cambiar los relojes por unos más deportivos, unos más simples o unos clásicos.

La cabina está bien iluminada y tenemos una gran sensación de espacio, en parte por las ventanas de tamaño grande pero también por el enorme toldo panorámico.

Finalmente está el impresionante sistema de sonido que en este caso es el opcional firmado por Bowers and Wilkins y que se compone de 19 altavoces y un subwoofer. Gracias a éste, podemos seleccionar tres modos de reproducción en donde simula estar en el estudio de grabación, en el escenario o en una sala de conciertos, específicamente en la Sala de Conciertos de Gotemburgo.

Una característica del XC90 desde su primera generación fue la capacidad de cargar hasta a siete pasajeros y se mantuvo para esta nueva XC90 2016. De esta forma encontramos tres filas de asientos, las dos normales y una más que se puede plegar para tener más espacio de carga en la cajuela. Encontramos buen espacio en la segunda fila que se puede deslizar de forma individual a cada asiento y en la tercera encontramos los mismos asientos que en la segunda pero colocados en la parte central para mejorar la visibilidad hacia el frente, de esta forma todos los ocupantes gozan de muy buen nivel de confort.

El espacio para carga con los asientos arriba es de 16 pies cúbicos (451 litros)  pero se amplían a 68.8 pies cúbicos (1,951 litros) dejando una superficie completamente plana cuando los guardamos y todavía más importante, no perdemos la llanta de refacción como en su rival de BMW, el X5.

 

Manejo

El pequeño motor de 2.0 litros responde extraordinariamente bien, con prácticamente nada de retardo en la parte baja y buena potencia en todo el rango de revoluciones a las que gira, de hecho nunca se siente como un cuatro cilindros.

El acoplamiento de la transmisión es muy bueno, realizando los cambios prácticamente sin sentirlos y aprovechando la potencia y torque del motor en todo momento.

En cuanto a la suspensión sí se encuentra más del lado suave, absorbiendo bien las imperfecciones del camino y moviendo un poco la carrocería al tomar una curva pero gracias al sistema de tracción integral, ofrece muy buen agarre cuando el camino se torna sinuoso.

Encontramos cuatro modos de manejo que modifican la respuesta del acelerador, el comportamiento de la transmisión automática, el reparto de tracción, los frenos e inclusive la altura de la camioneta. Estos son: Eco, para ahorrar combustible, offroad, que levanta la suspensión un poco y mantiene el motor en el punto alto del torque, confort y dinámico donde baja la carrocería, reafirma la suspensión, endurece la dirección y el motor está en alerta máxima.

Dentro de otras amenidades encontramos el asistente de estacionamiento en paralelo y en perpendicular que ayuda a estacionar de forma automática la camioneta, los sistemas de seguridad como el City Safety que puede detectar objetos, peatones, niños o animales que se puedan atravesar en nuestro camino y así frenar por completo el vehículo para evitar un accidente, la alerta de tráfico cruzado en reversa y el asistente de cambio de carril que no solo avisa al conductor si está dejando el carril sino que también interviene en la dirección para mantener el auto dentro de las líneas.

Todo esto a favor de la seguridad de los que viajan a bordo y es que una de las promesas de Volvo es que para 2020 nadie muera en accidentes a bordo de sus vehículos.

 

Conclusión

Volvo XC90 2016 nos deja un muy buen sabor de boca. Nos gusta cómo lograron darle la vuelta a cosas que ya habíamos dado por hechas de una forma como la pantalla de info-entretenimiento, el botón o perilla de arranque y los controles minimalistas pero también nos gusta mucho cómo han cuidado todos los detalles en calidad, ensamble y en sensación Premium para entregar un producto que realmente nos hace preguntarnos si vale la pena desembolsar la misma cantidad de dinero por un SUV de lujo alemán que no es tan exclusivo y que recurre a motores que gastan más combustible. Y no somos nada más nosotros pues uno de los premios que ha ganado es el Company Car of the Year en 2015 que otorga la revista alemana Firmenauto, ganándole en su juego a los demás SUVs alemanes.

Muchos dirán que el servicio post venta y valor de reventa de los productos de Volvo no son los mejores pero la compañía ha evolucionado desde hace tiempo para resolver todos estos problemas y creemos que ha mejorado enormemente.

Si esta misma técnica que aplicó la marca con la renovación de su buque insignia la hace con el resto de sus productos, vamos a tener una marca bien interesante dentro de unos años.

 

 

 

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos