Novedades

Bloodhound SSC, el rey de la velocidad

Quiere superar el récord del Thrust SSC.

Bloodhound SSC, el rey de la velocidad

Desde hace años, sabemos que Andy Green y Ricchard Noble trabajaban en el Bloodhound SSC, un vehículo cuyo objetivo es romper el récord de velocidad en tierra.

Recordemos que en 1997, Green estableció a bordo del Thrust SSC, un récord de velocidad en carretera que todavía está vigente: 763 mph (1,228 km/h) en el desierto de Nevada (EE.UU.).

Con esto en mente, el equipo busca alcanzar las 994 mph (1,600 km/h) en 2017 pero en lo que esto sucede, planea terminar de ajustar todos los sistemas en el desierto de Hakskeen Pan (Sudáfrica) con 800 mph (1,287 km/h) pero ¿cómo es que lo conseguirán?

Resulta que el Bloodhound SSC tiene tres motores diferentes; un propulsor a reacción EJ200 que pertenecía a un avión de combate Typhoon, este lo impulsará a una velocidad constante de 199 mph (320 km/h), justo en el momento en el que entrarán en acción tres cohetes Nammo, produciendo unos 135,000 hp, con lo que podrá traspasar la barrera del sonido fácilmente. El último y no menos importante es un V8 de 5.0L tomado de un Jaguar F-Type R que se encargará de bombear combustible a los cohetes.

Para poder circular a tan altas velocidades, las llantas tienen que moverse a 10,200 rpm, esta cifra supera el límite de los neumáticos regulares por lo que porta unos de aluminio forjado que resistirán mejor la alta presión que provoca romper la barrera del sonido. Además, los riesgos de una ponchadura disminuyen.

Para frenar, el Bloodhound SSC utilizará dos sistemas; un paracaídas y un freno de aire. Para pasar de 1,000 mph (1,609.34 km/h) punto muerto, lo primero que el piloto debe hacer es apagar los cohetes. Entonces, se desplegará el airbrake y posteriormente se abrirá el paracaídas –de todas maneras cuenta con un paracaídas adicional, en caso de que el principal no abra-. Cuando el vehículo descienda a las 248 mph (400 km/h) los frenos de las ruedas acabarán de rematar el trabajo.

El exterior de la cabina es de fibra de carbono mientras que al interior, el asiento está diseñado de tal manera que se adapta perfectamente al cuerpo de Andy, el volante se fabricó en una impresora 3D y está realizado en titanio por comodidad.

Todos los sistemas del cuadro de instrumentos son electrónicos, pero hay tres palancas mecánicas para cortar el suministro de combustible y desplegar los paracaídas de seguridad.

Es importante destacar que para que el récord sea oficial, las cuatro llantas del Bloodhound SSC deben estar en contacto con el suelo en todo momento, y la velocidad final debe sacarse promediando de dos carreras realizadas en direcciones opuestas. La regla de las dos carreras evita cualquier ventaja indebida, como el estado de la pista o las condiciones del viento, ¿crees que lo logre?.

Bloodhound SSC

Bloodhound SSC

Miriam Santillán recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos