Novedades

¿Un Volkwagen Beetle con un motor HEMI V8?

En la era de la miniaturización a alguien se le ocurrió agrandar un conocido clásico

¿Un Volkwagen Beetle con un motor HEMI V8?

Dice el dicho en inglés “Bigger is Better” (más grande es mejor), y al parecer eso es lo que motivó a Richard Tupper y a su hijo para hacer esta descabellada creación: La reproducción de un Volkswagen Bettle Cabriolet 1959, no se trata de una réplica ya que el automóvil es un 40% más grande que un modelo original, cuya historia se remonta a la PreGuerra entre Alemania y los aliados.

Para crear esa titánica labor, Tupper modificó, ensanchó y alargó el chasis de una pick up Ram, para empezar a darle forma a su proyecto. La parte mecánica fue la menos complicada, ya que nuestro artesano californiano usó el mismo motor del Ram, un HEMI V8 de 5.7 litros, acoplado a una transmisión automática que envía la fuerza de tracción al eje trasero, esa es una importante similitud con el Vocho.

La tarea no fue nada fácil, según declara el constructor, ya que tuvo que hacer 3,154 piezas para conformar su proyecto. Las piezas eran copiadas de un modelo original de 1959 pero agrandadas.

El nivel de exactitud es simplemente perfecto, todas y cada una de las piezas son idénticas a las del modelo denominado Tipo 15, fabricado por Karmann de 1949 a 1980.

Los vidrios, la capota, las molduras, las cerraduras, los emblemas prácticamente todo es igual, hasta el cuadro de instrumentos -que no es funcional- es similar al del modelo 1959.

El único inconveniente que podría tener este enorme Vocho convertible es la gran masa, ya que al ser completamente de metal, la báscula marca 6,200 libras (2,812 kilogramos) de peso, incluso la característica tapa frontal, en donde este inmenso convertible aloja el motor y que originalmente alberga la cajuela, pesa 200 libras (90 kilogramos).

Tras semejante creación uno podría pensar que Tupper y su hijo son unos fanáticos recalcitrantes del Volkswagen Bettle, pero no es así. Decidieron emprender el proyecto juntos, como diversión.

 

 

 

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos