Novedades

Aston Martin Valkyrie AMR Pro, exclusivo para la pista

El hypercar tendrá una variante no permitida para la calle que, según la marca, rivalizaría en performance con un Fórmula Uno.

Aston Martin Valkyrie AMR Pro, exclusivo para la pista

Aston Martin acaba de presentar el Valkyrie AMR Pro, la variante exclusiva para la pista del híper car que el fabricante británico ha desarrollado en conjunto con Red Bull Racing y que fue diseñado por el mago de la F-1, Adrian Newey.

La firma de Gaydon indica que esta variante fue desarrollada en paralelo con el modelo de calle ya presentado, incorporando mucha tecnología derivada de la escudería de Fórmula Uno. Se producirán sólo 25 unidades, comenzando las entregas en 2020, y por supuesto que están todas vendidas desde hace rato.

Los cambios más evidentes respecto del Valkyrie de calle se ven en el exterior, con elementos que acentúan la aerodinámica más grandes para incrementar el downforce, incluyendo un nuevo fondo plano. Entre ellos están un difusor delantero más grande, un alerón trasero prominente, una aleta central al estilo de los prototipos de Le Mans y nuevos elementos de aerodinámica activa.

La marca promete una carga aerodinámica nunca antes vista en un auto no de competencia.

El motor es el mismo V12 6.5 litros aspirado desarrollado por Cosworth, asociado a un sistema de recuperación de energía desarrollado por Rimac. Aston Martin indica que dispondrá de más potencia y torque que en el modelo de calle gracias a una recalibración y a una revisión profunda de la electrónica, ya que este modelo no necesita cumplir con las normas de emisiones. 

Las nuevas cifras no han sido entregadas aún, pero si son más que los 1,146hp del auto “normal”, es para ilusionarse de verdad.

La rebaja de peso continúa en este modelo con reducciones en diferentes elementos, incluyendo calefacción de asientos, pantalla de infoentretenimiento y elementos de confort. En contraste, la marca utilizó elementos con especificaciones de pista, como el parabrisas y ventanas laterales de policarbonato, asientos de fibra de carbono, cinturones y marcadores.

La carrocería y la suspensión también son más ligeros y resistentes, mientras que los escapes de esta versión son más grandes y emiten más ruido. Asimismo, utiliza frenos de carbono derivados de los que Red Bull pone en sus monoplazas, mientras que las ruedas son de 18”, más pequeñas que en el auto de calle, con el fin de facilitar el uso de los neumáticos deportivos que Michelin fabrica para Le Mans. 

El resultado es extraordinario, con cifras de rendimiento que Aston Martin asimila a un Fórmula Uno, incluyendo una velocidad máxima estimada en 248 mph (400 km/h), fuerza lateral de 3.3G y fuerzas de desaceleración de 3.5G, ambas cifras similares a un prototipo de Le Mans. Red Bull Technology indica que el tiempo es pista será similar a un F-1 o un LMP1.

Los afortunados compradores tendrán disponibles cursos de manejo y de entendimiento del auto, en el centro de pruebas que utiliza Red Bull y con los pilotos de la escudería austríaca. Incluye tiempo en el simulador del equipo y preparación física para aguantar la demanda del auto.

Una vez completada la inducción, los nuevos dueños del Aston Martin Valkyrie AMR Pro serán parte de una serie de eventos en los circuitos más famosos del mundo.

¿Qué opinas? Cuéntanos