Classic Remise Dusseldorf presume ser el centro de autos clásicos más grande del mundo
4/9/2018 Investigación

Classic Remise Dusseldorf presume ser el centro de autos clásicos más grande del mundo

Un lugar al que simple y sencillamente denominaremos como un paraíso automotriz.

Comúnmente vemos shows de televisión o videos de YouTube con paraísos automotrices, cocheras con una súper selección de automóviles que además presumen de una arquitectura muy exquisita, algunas con impresionantes cristales, otras con elevadores, las hay también subterráneas y de muchos tipos más. Pero esos son lugares que no se pueden ver más que en dichos medios, es prácticamente imposible entrar para quien carece de un contacto en el lugar o con el dueño. Es por lo anterior que les presentamos Classic Remise Dusseldorf en Alemania, uno de esos paraísos automotrices que que resulta mucho más amigable con los extraños.

¿En qué consiste?

Classic Remise es un centro para autos vintage, como ellos mismos lo denominan, y abrió sus puertas como tal en 2006. De hecho es el segundo centro de este tipo en el mundos el primero se ubica en Berlín, fue abierto en 2003 y lleva por nombre Classic Remise Berlin y que ya tuvimos oportunidad de visitar también, hace un par de años, así que todo queda en familia.

Se trata de un viejo taller de trenes, una antigua construcción que hoy ofrece un espacio para aquellos amantes de los automóviles, con espacios para talleres especializados de marcas exclusivas: Ferrari, Jaguar, Alfa Romeo, entre otras; áreas de primer nivel para resguardo de vehículos, brokers de automóviles antiguos y de interés especial, y, para cerrar, venta de partes de repuesto, autos a escala, ropa con tema automotriz y algunas sorpresas más.

Pero lo mejor de Classic Remise es que ofrece acceso libre al público, incluso si llevas auto puedes estacionarte y tampoco tiene ningún costo. La combinación de la arquitectura del lugar en conjunto con una variada exhibición de automóviles garantizan una experiencia única.

Nuestra experiencia

Al llegar es difícil saber qué hacer, aunque no hay mucha gente caminando por ahí, cada una de esas personas parece llevar un cierto ritmo y no quieres interrumpirlos. Pero tampoco sabes cuál es el protocolo, ¿hay algún acceso por el que los visitantes deban ingresar? ¿Algún tipo de registro? La realidad es que no, parece que se nos olvida que estamos en Alemania y toda la gente es lo suficientemente civilizada; basta con ser respetuoso hacia las demás personas, muchas de ellas están trabajando, no debemos estorbarles y por ninguna razón se pueden tocar los autos que ahí se encuentran.

Tan pronto entras, saltan a la vista las enormes vitrinas con autos escala 1:1 y cuyo contenido es sumamente variado. Ésa es el área de pensión, un lugar donde Classic Remise ofrece al público espacios disponibles para resguardo de sus automóviles y que están protegidas por cuatro paredes de cristal. En nuestro caso, lo primero que vimos fue un inmaculado Porsche 911 de principios de los años 70, pero no dejas de sorprenderte con los autos que se encuentran al lado, al mismo tiempo que vas comprendiendo la magnitud del lugar. En esas vitrinas están también un Alfa Romeo 2000 GT y un nada común 8C Spider; Mercedes-Benz 300 SL Roadster, cerca de un 600 Pullman y un par de SLS AMG; aparece por ahí un Ford Mustang fastback de 1966 que probablemente sea un auténtico Shelby GT350; y la lista apenas comienza, están guardados ahí Jaguar E-Type, Ferrari F40, Dodge Challenger 1970, Porsche 918 y Carrera GT, Citroën SM, Volvo P 1800, entre muchas otras marcas: Cadillac, Triumph, Rolls-Royce. Pareciera una lista interminable y son sólo 75 los espacios para autos disponibles en esa zona.

Frente a estas vitrinas está la zona de talleres, llegamos un poco tarde y algunos están cerrados, pero vemos a gente aún trabajando en el de Alfa Romeo, mientras que en el de Donkervoort se están apagando las luces. Pero esta zona requiere de mayor respeto, es como una biblioteca automotriz si nos referimos a términos de silencio. La gente está cansada y por terminar una jornada de trabajo, mientras que a nosotros aún nos espera la parte interior de Classic Remise Dusseldorf.

Más adentro del lugar hay demasiados autos en exhibición, justo en el espacio donde anteriormente se ubicaba una vía que dirigía las enormes máquinas de tren hacia el área de taller que les correspondía. Es difícil saber hacia donde dirigirse, es un área en la que los vehículos están a la venta y nosotros nuevamente vamos cerca de unos Porsche, se trata de dos antiguos 911 y un Porsche Junior, un tractor que fuera fabricado por Porsche-Diesel entre 1952 y 1963. Pero las sorpresas siguen, junto al vehículo de trabajo está un Ford Falcon Futura Sprint que presume haber participado en el Rally de Monte Carlo de 1964 y que está a la venta por módicos 197,000 euros; sin lugar a dudas se trata de un auto muy raro en Europa.

Enfrente está un área delimitada por unifilas y que pertenece a Movendi, un broker de autos que exhibe varios autos pero donde destaca un Lamborghini Countach 5000 Quattrovalvole, acompañado de un Ferrari 308 GTS y un 328 GTB. Cerca de esta zona llama nuestra atención un AC Bristol y un AC Aceca, este último con precio de venta de 165,000 euros. Las sorpresas no paran, son varios los Jaguar XK120 que ahí se exhiben, junto hay Mercedes-Benz 280 SL, Porsche Speedster, Ferrari 512 Berlinetta Boxer, algunos Morgan y de pronto salta a la vista un Lamborghini LM002 de color plata, jamás había visto ese todoterreno antes en vivo e instantes después noto que muy cerca hay otro rojo, ¡cuáles son las probabilidades de tener un par de ellos bajo un mismo techo, siendo que se produjeron alrededor de 350 unidades!

Hacia el otro extremo de donde comenzamos hay otro bloque de autos. Ahí salta a la vista un Chevrolet Corvette de tercera generación en color verde, un auto que también es poco común por el Viejo Continente y que está acompañado sólo de europeos. Pueden verse junto un Aston Martin, más Ferrari, más Mercedes-Benz y muchos, pero muchos Porsche. Hay un GT2 del Type 996, hay muchos Turbo del Type 993 y también algunos Carrera, pero no pueden faltar los emblemáticos 930 –el rango de precios por uno de ellos oscila de los 135,000, por un sobreviviente con uso suficiente y sin restaurar, a los casi 400,000 euros, por uno con el frente conocido como Slant Nose. Por último, está escondido entre todos esos Porsche un llamativo BMW 3.0 CSL de 1972 en color naranja, se ofrece por 229,300 euros y hacen hincapié en que se trata de un vehículo ‘matching numbers’, es decir que el número de identificación vehicular coincide como uno los 765 producidos con volante a la izquierda.

Pero luego de ver tal variedad y cantidad de autos, es el momento de cerrar la visita con broche de oro. Classic Remise Dusseldorf cuenta con el restaurante Mezzomar en su interior, justo al centro de todo ese abanico de vehículos exóticos y antiguos. Es un lugar en el que, ya que estás ahí, debes parar a tomar algo, basta un simple café en las mesas del exterior para que puedas seguir disfrutando con la mirada puesta hacia todos esos automóviles.

Nuestra sugerencia es, que si visitas Alemania próximamente y estás cerca, simplemente no debes perder la oportunidad de visitar alguno de los dos Classic Remise e invertir al menos un par de horas en su recorrido, ambos centros para autos vintage funcionan igual y están abiertos de lunes a domingo.

Galería Classic Remise Dusseldorf

Classic Remise Dusseldorf

1 de 28

¿Qué opinas? Cuéntanos