No más joint-ventures automotrices en China
4/18/2018 Industria

No más joint-ventures automotrices en China

El gobierno del gigante asiático eliminará la obligación que tienen los fabricantes tradicionales de asociarse con alguna marca china si quieren producir en el país.

Fue en 1994, cuando aún no explotaba la industria automotriz china, que el gobierno del gigante asiático inventó los joint-ventures que han amarrado a los fabricantes tradicionales de autos por casi un cuarto de siglo.

Los joint-ventures obligaron a los fabricantes extranjeros a asociarse con constructores locales, teniendo como límite el 50% de la propiedad de la nueva empresa, si es que deseaban producir en ese país. Con un mercado tan significativo como es el chino, con más de 25 millones de unidades vendidas cada año desde hace más de una década, nadie se quedó abajo y hoy todos los fabricantes conocidos producen localmente en China.

A cambio, los socios de los grandes fabricantes han aprovechado esta transferencia tecnológica para lanzar sus marcas propias y salir a conquistar el mercado mundial. Ejemplos hay por montones.

Pues bien, esta regla está pronto a acabarse. Según CNBC, para 2022 no será obligatorio tener un joint-venture, por lo que los fabricantes extranjeros quedarán liberados de esta cláusula y podrán montar sus propias nuevas filiales o comprar la participación de su socio chino.

Ya este año comenzará a regir esta nueva disposición para cualquier inversión en autos híbridos y eléctricos, y para 2020 se hará en el mercado de vehículos comerciales. Esto quiere decir que si, por ejemplo, Mercedes-Benz quisiera producir en China una Sprinter híbrida, podría hacerlo en su propia empresa desde este mismo año.

Habrá que ver si para los fabricantes resulta una buena opción separarse completamente de sus socios de años.

Otra medida tomada por el gobierno del presidente Xi Jinping es reducir el 25% de arancel de importación a los autos fabricados fuera de China, y fortalecer las leyes de propiedad intelectual, para disminuir los casos de plagios que hemos visto por montones en la industria china.

Una de las marcas que podría verse beneficiada con este nuevo escenario es Tesla, que ya estaba en proceso de buscar un socio para fabricar autos en Shanghai. ¿Seguirá Elon Musk en esta tarea o se lanzará en solitario a la conquista del mercado chino?

 

¿Qué opinas? Cuéntanos