Tecnología

Cómo afectan los distintos tipos de medición a la autonomía de los autos eléctricos

El sistema WLTP busca homologar las mediciones en todo el mundo, aunando criterios.

Cómo afectan los distintos tipos de medición a la autonomía de los autos eléctricos

La EPA en Estados Unidos, el JC08 en Japón, la NEDC en Europa… Cada zona geográfica relevante del mundo cuenta con sus propias normas de homologación para vehículos nuevos, también para los 100% eléctricos.

Sin embargo, la forma de medir es diferente entre cada programa, pese a que todas se realizan en laboratorios... ¿Se mide en ciudad, ruta o en ambos? ¿Va el conductor solo o está acompañado? ¿Conduce en plano o con desniveles? ¿Hace frío o está caluroso?

Tampoco coinciden las distancias ni tiempos de medición, y esto hace que normalmente los resultados no sean equiparables entre ellos. NEDS (New European Driving Cycle) evalúa el auto por 11,7 km en un tiempo de 19m40s, mientras que EPA (Environmental Protection Agency) toma entre 12 y 23 minutos, sin considerar kilómetros recorridos, que son pocos. El problema es que tampoco coinciden con los resultados en la vida real, con condiciones imposibles de replicar en un laboratorio.

El nuevo WLTP

Es así como en 2017 debutó un nuevo sistema denominado WLTP o Worldwide Harmonised Light Vehicle Test Procedure, el que se incorporará paulatinamente hasta septiembre de este año, cuando comenzará a ser utilizado en los mercados relevantes (China, Japón, India y Europa), salvo Estados Unidos, que sigue evaluándolo.

Los ciclos de mediciones son bastante más agresivos y cercanos a la realidad. Incluye pruebas en tráfico real, es más certera con las emisiones de CO2 y los consumos de combustible, y en el caso de los autos eléctricos, son capaces de entregar una cifra de autonomía mucho más precisa.

Si antes bastaba con homologar en un modelo cada motor y transmisión diferente, hoy los fabricantes deben someter a la prueba cada especificación de motor, versión y equipamiento para entregar la información más fidedigna posible.

En el caso de los vehículos eléctricos, ahora deben someterse a un test de rodillos de más fases, alcanzando velocidades más altas, más etapas de aceleración y frenado, e incluso ser probados con aire acondicionado y calefacción encendidos, dos elementos que sabemos consumen mucha batería.

¿Los resultados? Una baja generalizada en todas las cifras de autonomía entregadas y discrepancias menores con la EPA.

Por ejemplo, el Nissan Leaf con la batería de 40kWh cayó de 378 km con NEDS a 285 km con WLTP, mientras que EPA le da 244 km. Y el Kia e-Niro anotó 455 km de autonomía para la versión con batería de 64 kWh en Europa, mientras que la misma versión en la EPA bajó a 385 km.

Otros casos son el del Hyundai Ioniq, que bajó de 280 a 204 km, el Renault Zoe de 41 kWh, que descendió de 400 a 300 km, y el BMW i3, que en el ciclo NEDC tenía 300 km de autonomía, mientras que con WLTP bajó a 225 km.

Un caso extraño es el del Jaguar i-Pace, que con EPA tenía 354 km, mientras que con WLTP sube a 470 ¿Tesla? Todos a la baja. Un Model S 75D baja de 490 a 358 km, un Model X con batería de 100 kWh bajará de 565 a 470 km.

Entonces, ¿Este nuevo ciclo WLTP resuelve todo? Al menos nos aclara algo la cosa, pero las diferencias no han terminado.

¿Qué opinas? Cuéntanos