Tuning

Ford Mustang R-Spec: los 60 hp menos que el GT500, los compensa con una caja manual

Se trata de una edición especial disponible solo para Australia.

Ford Mustang R-Spec: los 60 hp menos que el GT500, los compensa con una caja manual

Aunque su venta solo está disponible para el mercado australiano, vale mucho la pena hablar sobre esta edición limitada a 500 unidades del muscle car de Ford: el Mustang R-Spec.

Cada uno de los pony cars desarrollados en colaboración con el tuner Herrod Performance, tienen como carta de presentación la enorme cantidad de poder y el perfeccionamiento aerodinámico y estético.

A primera vista, lo que más llama la atención del Ford Mustang R-Spec es el tratamiento al que fue sometido la carrocería por medio de un kit compuesto por un spoiler, un parachoques de mayor tamaño, una parrilla rediseñada y un capó con entrada de ventilación.

Igualmente, esta personalización incluye rines de Ford Performance de 19 pulgadas, gráficos a lo largo y ancho de la carrocería, las carcasas de los espejos laterales en color negro y los grupos ópticos traseros oscurecidos. Algo que también hace particular a esta edición limitada es la paleta de colores para el exterior está limitada a cuatro opciones -verde, naranja, plata y azul-.

Adentro, este Ford Mustang R-Spec se distingue por el nuevo pomo de la palanca de cambios, que por cierto es manual, y por la insignia del panel de instrumentos numerada.

Evidentemente, lo mejor de este muscle car está a la hora de conducir. Siguiendo los pasos del GT500, que no está disponible en Australia, Herrod Performance adaptó al motor V8 de 5.0 litros de un supercargador -2.65 litros-, un intercooler y nuevo sistema de escape.

Con estos cambios, especialmente del sobrealimentador, el Mustang R-Spec registra una potencia de 700 hp y un torque de 612 libras-pie de torque, esto es 60 hp y 13 libras-pie menos que el nuevo GT500. Si bien es menos poder en el pony car australiano, su gran privilegio es que está disponible con transmisión manual de seis velocidades.

Pero además de contar con más potencia y un mayor rugir del sistema de escape, todos los Mustang R-Spec equipan de serie el sistema de suspensión con amortiguadores adaptativos, resortes con menor altura -20 mm menos con respecto al Mustang GT- y barras estabilizadoras ajustables más grandes.

Finalmente, para ser dueño de uno de estos Mustang R-Spec hay que pagar $67,500 dólares.

¿Qué opinas? Cuéntanos