Tuning

Mercedes-Benz S 63 AMG por Mansory ¿te son suficientes 1,000 hp?

También existe una versión con 800 hp.

Mercedes-Benz S 63 AMG por Mansory ¿te son suficientes 1,000 hp?

Considerado por muchos como uno de los mejores autos de 2014, el Mercedes-Benz Clase S 63 AMG es también uno de los sedanes más poderosos de la actualidad por lo que no es necesario, aparentemente, obtener más caballos de fuerza a los existentes en el V8 biturbo de 5.5 litros.

Sin embargo existen clientes de esta limusina que desean que su vehículo contenga más poder y al mismo tiempo una imagen más agresiva. Para ese tipo de personas que buscan ir más allá, el tuner alemán Mansory ha desarrollado algunas modificaciones dependiendo de la sed de poder por parte del cliente se puede elegir entre dos paquetes que mejoran las cifras de poder del ocho cilindros. Como su nombre lo dice con el kit de alto desempeño Mansory M800 el sedán obtiene un total de 800 hp -212 hp más- a las 4,750 rpm y un torque de 885 libras-pie de torque entre las 1,700 y 3,500 rpm. Poniendo el pedal del acelerador a fondo este S 63 AMG puede llegar de 0 a 62 mph (100 km/h) en 3.6 segundos.

Si pensabas que no podía haber más arrogancia por parte de Mansory te decimos que estás equivocado, ya que han creado una versión con un desempeño de locura. Este cuatro puertas con el kit Mansory M1000 obtiene un millar de caballos de fuerza y un torque –limitado electrónicamente- de 1,032 libras-pie entre 1,500 y 3,500 rpm. Así que cuando se acelera a fondo consigue las 62 mph (100 km/h) en 3.2 segundos para después alcanzar una máxima de 186 mph (300 km/h).

Pero no solamente han alterado el motor, sino que también ha realizado una serie de modificaciones en la carrocería. Tal vez los detalles no son tan radicales para lo que acostumbra Mansory, sin embargo hacen que la imagen del sedán luzca más exclusiva y deportiva. Los cambios estéticos consisten en; alerón frontal, entradas de aire más grande, faldones laterales, un difusor y spoiler trasero, así como carcazas de los espejos laterales, todos de fibra de carbono. Al mismo tiempo adquiere un nuevo set de rines de 22 pulgadas para ambos ejes y un sistema de escape que mejora la resonancia del V8.

Culmina este trabajo de personalización con un interior orientado a un ambiente racing. Pedales de aluminio, volante deportivo y estribos de las puertas iluminados, son algunos de los elementos que más sobresalen de la cabina. A petición del cliente se puede elegir el cuero, fibra de carbono y madera para decorar la el habitáculo.

Indudablemente este Mercedes-Benz Clase S 63 AMG por Mansory es un verdadero misil sobre ruedas.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas