Test drive

Volvo XC60 2015: Prueba de manejo

Muy cerca de los alemanes...

Volvo XC60 2015: Prueba de manejo

Antecedentes

Volvo XC60 es un crossover que llegó al mercado en 2010 y que de inmediato se convirtió en el ejemplar más vendido de la marca, honor que presume hasta ahora.

Compite en un segmento dominado por el Audi Q5, seguido de los también teutones BMW X3 y Mercedes-Benz GLK. Aunque la categoría es bastante más amplia, integrando a otros modelos tales como: Cadillac SRX, Acura RDX y la recién llegada Lincoln MKC.

El año pasado, la XC60 experimentó una actualización estética cuyos cambios se observan en faros, parrilla, calaveras, salidas de escape y fascias. Sin embargo, lo verdaderamente interesante llega para este año modelo 2015, gracias a la incorporación de novedades mecánicas como una transmisión automática de 8 velocidades y un nuevo motor de 4 cilindros turboalimentado, mientras que para el tope de gama se mantiene el seis en línea.

Para evitar confusiones hay que aclarar que aunque por alguna razón en el portón trasero todavía incorporan el emblema T5, el motor ya es de cuatro cilindros.

Precio: Volvo XC60 2015 desde $36,400 dólares.

Características técnicas y mecánicas

Como mencionábamos anteriormente, bajo el cofre encontramos un nuevo cuatro cilindros de 2.0 litros turbo de inyección directa que sustituye al viejo cinco cilindros. Mismo que entrega 245 hp y 258 libras-pie de torque y que se acopla, a una transmisión automática de ocho velocidades con modo manual y paletas de cambio ubicadas detrás del volante. La potencia es enviada al eje frontal.

Como buen Volvo la seguridad es un aspecto importante, por lo que encontramos todos los elementos de seguridad, tanto los obligados como Bolsas de Aire, ABS y ESP, así como otros más modernos como el City Safety que funciona a velocidades inferiores a 30 km/h. En para que en situaciones de tránsito intenso puede frenar el vehículo en caso necesario, muy útil cuando caemos en las injustificadas y peligrosas distracciones típicas como el radio o el teléfono móvil. Otros elementos presentes son el BLIS (sensor de presencia en punto ciego), alerta de colisiones y control de crucero activo.

Asimismo, incorpora cámara de reversa y sensores de estacionamiento tanto adelante como atrás que al activarse despliegan una gráfica de proximidad del vehículo con los objetos circundantes.

Es menester informar que se trata de una versión que al tener las siglas RD (R-Design) equipa un paquete estético deportivo que consiste en rines de 20”, carcasas de los espejos en color gris, elementos plásticos en color negro y salidas de escape distintivas.

Confort

Puertas adentro, encontramos un habitáculo dominado por superficies en color negro y acentos metálicos, también cortesía del paquete R-Design. Los asientos forrados en una combinación de cuero y microfibra también son de diseño deportivo, por lo que ofrecen bastante sujeción lateral (en el caso de los delanteros).

En cuanto al equipamiento de conveniencia, destaca el sistema de audio premium firmado por Harman Kardon, volante multifunción, interfaz Bluetooth para teléfonos celulares, sistema de navegación, pantalla de 7” (que no es táctil) y techo panorámico.

El cluster de instrumentos cambió y ahora adopta una gran pantalla a color de 8” que despliega información relativa al velocímetro y algún otro elemento como puede ser el estado del control de crucero.

Hablando de confort, la cabina del XC60 está bien aislada y gracias a la buena calidad de ensamble y gran rigidez estructural no se filtran ni se producen ruidos molestos. Los asientos, por lo menos los frontales son comodísimos, un aspecto que siempre ha caracterizado a los vehículos de la marca.

Un punto que es importante destacar es que si bien es cierto no hay queja en cuanto a calidad de materiales o nivel de equipamiento. También lo es que en general el interior no transmite la sensación de vehículo premium que nos gustaría, quizá es una cuestión de la utilización de superficies plásticas demasiado grandes o un diseño muy conservador. Al final esto es cuestión de gustos, pero para ponerlo en perspectiva. Utilizamos la XC60 para recorrer menos de 300 millas (500 km) de recorrido, considerando el viaje redondo, estamos hablando casi de 600 millas (1,000 kilómetros). Justo cuando estábamos a una hora de casa (ya de regreso) mi madre me preguntó de qué modelo de Honda se trataba, esta interrogante me pareció una gran noticia para la firma nipona o una no tan buena para la sueca, como se le quiera ver.
 

Manejo

Tras el volante el XC60 transmite solidez, se percibe muy bien ensamblado y silencioso. El nuevo cuatro cilindros hace bien el trabajo, aunque a bajo régimen se nota un ligero turbo lag y en general a menos que la aguja del tacómetro se coloque en la frontera de las 3 mil vueltas los, 4,000 libras (1,816 kilos) de masa se hacen sentir. Aún con lo anterior el Volvo XC60 se planta bien en el camino, con aplomo y seguridad, en este aspecto sí se percibe absolutamente premium y sin nada que envidiar a su competencia teutona.

Si bien es cierto que para Volvo la seguridad es primordial, puede llegar a suceder que las alarmas tanto acústicas como visuales sean abrumadoras. Cuando nos acercamos demasiado a las líneas divisorias de los carriles un sonido que pareciera haber salido de la serie televisiva de los setenta, el Hombre Nuclear (The Six Million Dollar Man), si a esto le sumamos la hilera de LEDs rojos que se encienden cuando se activa la alerta de colisión o el foquito ámbar del BLIS en los espejos laterales, tenemos que en ciertas condiciones el XC60 parece árbol de navidad. Claro está que todas estas asistencias y sistemas se pueden desactivar, sin embargo que caso tendría contar con tantos elementos para garantizar la integridad de los ocupantes si vamos a desactivarlos. Existen en el mercado otros sistemas para alertar al conductor que resultan menos dramáticos e igual de efectivos.

La reciente actualización también ha traído un modo de conducción ECO+ que mejora la eficiencia en el consumo, al activarlo se modifica la respuesta de transmisión y pedal de acelerador, así como el climatizador para mejorar el rendimiento. La función Start & Stop se puede activar incluso en movimiento para aprovechar pendientes en modo coasting. Aunque el XC60 no es un vehículo que podríamos destacar por su bajo consumo, lo cierto es que el nuevo motor, caja al funcionar en este modo son sustancialmente más eficientes que con el 5 cilindros de antes.

Conclusión

Es cierto que el Volvo XC60 no es precisamente nuevo en el mercado, sin embargo gracias a la renovación mecánica puede presumir de total actualidad. El cuatro cilindros acoplado a esta nueva caja de ocho cambios ofrecen niveles de desempeño, refinamiento y eficiencia que creíamos imposibles para este exponente sueco. Por calidad de marcha, desempeño dinámico y calidad de ensamble, este XC90 no le pide nada al Audi Q5

Quizá su punto más débil sea la falta de personalidad que ofrece en el interior, un diseño más atrevido y que combinara más distintas superficies y colores le permitirían transmitir mejor la atmósfera premium que el comprador de este segmento está buscando. Aunque nuevamente, es un tema de gustos.

 

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas