Novedades

Un invaluable Mazda 787B es destruido en el Goodwood Festival of Speed 2015

Eeste auto compitió en las 24 Horas de Le Mans de 1989

Un invaluable Mazda 787B es destruido en el Goodwood Festival of Speed 2015

Todos sabemos que las carreras de autos implican un gran riesgo, por ello los pilotos y los autos están preparados para un potencial accidente, en donde lo primordial es salvaguardar la integridad física del piloto.

En caso de que alguno de estos bólidos gané un campeonato mundial, o una carrera de suma importancia, se convierte inmediatamente en un icono de la marca, como fue el caso del Mazda 787B que ganó las 24 Horas de Le Mans en 1991, dicho auto, independientemente de su belleza estética se caracteriza por su sonido más que impresionante emanado de un motor Wankel de 2.6 litros (rotativo) de 700 hp, que ni los Ford GT40, los Ferrais V12, o los actuales F1 han podido igualar. El brutal , pero a la vez sutil bramido emitido por el motor R26B del Mazda 787B es tan hipnótico como el canto de aquellas mujeres pisciformes descritas en la Odisea de Homero y que después fueron llamadas sirenas que engatusaban con sus cantos a los viejos marinos. 

Bueno… pues toda esta poesía fue destruida en el marco del Festival de la Velocidad de Goodwood 2015. Afortunadamente el auto que chocó con un fardo de paja, que ocultaba un muro fue el marcado con el número 202, que no es el ganador absoluto de Le Mans en 1991, este auto compitió en la edición de 1989 de la mencionada carrera, quedó en segundo lugar de su categoría (GTP) y en noveno absoluto de la competencia.

En una de las pasadas por el circuito que rodea el palacio del Conde March, el piloto japonés Seniji Hoshino perdió el control del Mazda 787B, número 202 Chasis 001, y al estrellarse, se perdió un poco de la historia de Mazda, afortunadamente el vehículo, número 55 que ganó las 24 Horas de Le Mans en 1991 regresó sano y salvo a su hogar en el Museo de Mazda en Hiróshima, despues de que Valentino Rossi lo condujera en la misma pista, el mismo día del lamentable suceso.

Hoshino salió ileso del accidente, pero en su conciencia debe llevar un enorme peso encima.

¡No quisieramos estar en sus zapatos! 

Mazda 767B choca en Goodwood

Alejandro Konstantonis recomienda

Cuéntanos que opinas