Novedades

Spyker anuncia un SUV y un súper auto

La firma holandesa renace con estos dos modelos

Spyker anuncia un SUV y un súper auto

La historia de Spyker está llena de altibajos a lo largo de sus casi 140 años. Fundada en 1880 por los alemanes Jacobus y Hendrik-Jan Spijker, la marca fabricó carrozas, autos e incluso aviones, antes de lanzar algunos modelos de carrera y deportivos de gran renombre.

Un Spyker, el 14/18 PK, recorrió 9,300 millas (15,000  kilómetros) entre París y Beijing en 1907 sin arrojar fallas mecánicas. Y otro Spyker, el C4, rompió el récord de velocidad en 1922 al anotar 74 mph (120 km/h).

Como suele ocurrir en estos casos, la compañía no soportó los avatares de la posguerra y dejó de operar en 1926.

La marca fue revivida en 1999 por el holandés Victor Muller con el foco puesto en los súper deportivos. El C8 Spyder fue el primero de ellos, y fue tan exitoso, que Muller se dio el gusto de entrar en la Fórmula Uno con un equipo propio. Ya se sabe cómo terminó eso.

En 2010 decidió comprar los remanentes de Saab, el fabricante sueco que había sido botado a su suerte por GM, y el negocio terminó llevando a Spyker a la bancarrota, declarada a fines de 2014.

Apenas ocho meses después, Spyker anunciaba que sus cuentas estaban ordenadas y que de ahí en adelante se dedicaría a desarrollar autos y aviones eléctricos, estos últimos gracias a su asociación con el fabricante norteamericano Volta Volare.

Meses más tarde presentó en Ginebra el C8 Preliator, una evolución de su C8 Aileron, equipado con motor Audi de 525 Hp, al que ahora se suma el C8 Preliator Spyder, presentado hace un mes en el mismo salón.

Y ahora las noticias son todavía más alentadoras para Spyker, ya que se aseguró un nuevo lugar de fabricación en Inglaterra y acaba de firmar un acuerdo de cooperación técnica con Koenigsegg, que le proveerá de nuevos motores.

Y con eso puede anunciar (a través de una entrevista de Muller con Autocar) que está trabajando en dos nuevos modelos, utilizando como base algunos proyectos que quedaron estancados tras la crisis de 2010.

El primero de ellos es un SUV que tomaría como base el conceptual D12 Peking to Paris presentado en Ginebra 2006.

El nuevo modelo utilizará una nueva plataforma de aluminio desarrollada por Lotus antes de la quiebra, y reemplazará el D12 por D8 en el nombre, un número que representa la cantidad de cilindros del motor de cinco litros de Koenigsegg, con 600 Hp y 600 Nm de par.

Eso sí, este bloque estará asociado a una transmisión mecánica de seis marchas del fabricante sueco y a un nuevo sistema híbrido plug-in, que usarán todos los futuros deportivos de la marca.

Muller aspira a tener el D8 Peking to Paris listo para el Auto Show de Ginebra del próximo año, y con el dinero que recaude con él, lanzará un nuevo deportivo, y que también tomaría como base un concept: el B6 Venator.

 

 

Cuéntanos que opinas