Novedades

Audi R8 V10 performance RWD, más poder y sin tracción quattro

El verdadero significado de “deportividad” en Audi Sport GmbH.

Audi R8 V10 performance RWD, más poder y sin tracción quattro

No obstante que la tracción quattro de Audi ofrece una dinámica de conducción perfecta, hay quienes buscan una experiencia pura, es decir, que la fuerza del motor solo sea enviada a las ruedas traseras.

Para cumplir el deseo de esas personas Audi ha creado una versión de tracción trasera de uno de sus autos deportivos más excitantes que ha creado: el R8.

Por medio de esta variante denominada como R8 V10 performance RWD, Audi Sport GmbH eleva el significado de deportividad al ofrecer más potencia y más diversión al volante.

De inicio, esta variante Rear Wheel Drive disponible como Coupé o Spyder, registra un aumento de potencia y torque en el motor V10 de 5.2 litros:

  • Potencia: 570 hp (30 hp más)  
  • Torque: 406 libras-pie (7 libras-pie más)

Al no equipar el sistema quattro, este poder es en enviado únicamente al eje trasero por medio de una caja automática S tronic de siete velocidades.

Por medio de este ascenso de poder y un menor peso -1,590 kilogramos (Spyder: 1,695 kilogramos) logra mejores capacidades:

  • 0 a 100 km/h: 3.7 segundos (Spyder: 3.8 segundos)
  • Velocidad máxima: 329 km/h (Spyder: 327 km/h).

Si bien no hace uso del sistema quattro, si emplea un diferencial mecánico de deslizamiento limitado que distribuye el par de forma ideal en función de la situación de conducción, garantizando una tracción óptima incluso cuando el asfalto está mojado.

De igual manera, el control electrónico de estabilidad está adaptados específicamente para la tracción trasera. Por ejemplo, cuando se activa el modo deportivo, la configuración de los sistemas de control permite realizar derrapes controlados.

Por su parte, la dirección dinámica, disponible por primera vez para el R8 de tracción trasera, ofrece una respuesta aún más precisa al girar las ruedas de ambos ejes. Esto hace que la conducción sea más ágil en carreteras con curvas cerradas o en las maniobras de estacionamiento.

A su vez, la suspensión deportiva RWD cuenta con un esquema de dobles trapecios configurado especialmente para el sistema de tracción trasera, además de un bloqueo de diferencial pasivo.

En el caso de la deceleración equipa de frenos de alto rendimiento de 18 pulgadas con discos de acero de diseño ondulado; de forma opcional se ofrece la posibilidad de equipar un sistema con 19 pulgadas y discos de freno cerámicos.

Además del manejo, la deportividad autentica se hace presente en el interior del Audi R8 V10 performance RWD recordando mucho al cockpit de un auto de carreras.

  • Equipa un Audi virtual cockpit, con una pantalla de 12,3 pulgadas, integrado en una carcasa independiente.
  • El volante de cuero ofrece dos o, en la versión Performance, cuatro satélites de control, cada uno de ellos para utilizar el Audi drive select, arrancar el motor, activar el modo Performance, el sistema de sonido del motor o controlar el Audi virtual cockpit.
  • Asientos deportivos o asientos tipo bucket, tapizados en cuero y Alcantara.

Audi fabrica el R8 V10 performance RWD en la planta Böllinger Höfe en la sede de Audi en Neckarsulm, Alemania, donde también se produce el LMS GT4 de competición que deriva del modelo de serie, y con el que comparte aproximadamente un 60 por ciento de las piezas.

En Europa, el precio de la versión Coupé parte desde 175,600 euros; e inicia en los 190,400 euros en el caso del Spyder.

Cuéntanos que opinas