Industria

Cómo ya no morir en accidentes automovilísticos

¿castigos más severos? ¿combatir la impunidad?

Cómo ya no morir en accidentes automovilísticos

Seamos sinceros: nos gusta manejar rápido. Correr es excitante, produce adrenalina, nos hace sentir más valientes y “machos”. Lo peor de todo es que con frecuencia esto se junta con el alcohol. Tanto en México como en el mundo, ambas son las dos infracciones que más ocurren, dejando un rastro de muertos y heridos graves, que ven su vida desaparecer o cambiar para siempre debido a esa desastrosa combinación. La pregunta es si hay algo que se pueda hacer y yo creo que sí, pero es una medida que tomará aún algo de tiempo y no nos va a gustar, pero es necesaria.

En todo el mundo, la infracción de tránsito más común es el exceso de velocidad. En Estados Unidos en 2019, casi 10 mil personas murieron debido a conductores que manejaban sus autos más rápido de lo que deberían, de acuerdo con la NHTSA, el organismo encargado de la seguridad vial en el vecino del norte. En Australia, 40% de los accidentes se debe al mismo problema. En México no es diferente. Aquí, según la Fundación Mapfre, 15 mil personas mueren a cada año debido al exceso de velocidad.

La segunda infracción más frecuente en México y en buena parte del planeta es conducir luego de tomar alcohol. En Estados Unidos se estima que 28 personas mueren a cada día debido a esto. México ocupa el séptimo lugar mundial en accidentes de tránsito, según la Organización Mundial de la Salud, OMS. Los accidentes viales son la principal causa de muerte entre jóvenes con edad entre los 15 y los 29 años de edad. 40% de ese total se debe a conductores que habían tomado alcohol antes de manejar un auto.

El tercero, pero no menos importante motivo para el elevado número de muertos en accidentes de tránsito, son las distracciones producidas por conducir mirando el teléfono celular, un fenómeno que es particularmente grave en conductores jóvenes. De acuerdo con la NHTSA, 80% de los estudiantes universitarios mandan mensajes de texto mientras conducen. Si vemos el número total de los conductores, 19% de los hombres mandan textos contra 17% de las mujeres. Pero si vamos a los jóvenes exclusivamente, las conductoras adolescentes que mandan textos al conducir son el doble que los hombres.

Educación no es suficiente

Dicen que los mexicanos nos educamos al volante tan solo cruzando la frontera norte. Algo de eso hay de cierto. Con un nivel de impunidad mucho menor en EUA, manejar allá nos hace más cuidadosos para no pagar consecuencias muy costosas y no solo financieras. Pero la realidad es que la menor impunidad y mayor educación que de EUA no hace que sus números de muerte por accidentes viales sean bajos o, aceptables. Estos puntos ayudan, mas no resuelven. ¿Qué entonces podría hacerlo? La tecnología.

Estamos cada vez más cerca de vehículos que se conduzcan solos, es decir, que sean manejados por computadoras, cámaras, sensores y radares instalados en él. Algunos ya son muy avanzados como el Autopilot de Tesla o el Super Cruise de General Motors, aunque todavía hace falta perfeccionarlos lo suficiente como para que sea más seguros que los humanos, además de establecer parámetros legales que determinen culpabilidades cuando un vehículo autónomo se vea involucrado en un accidente. Sí, hoy esto es cosa de autos para ricos, pero eventualmente sus costos bajarán y nuestro coche será conducido por él mismo, lo que será más seguro y más barato que tener un chofer. Pero mientras no llega ese día ¿Qué tal programar los radares, sensores y cámaras de las computadoras de nuestros autos para que, además de estacionarse solos, no nos permitan rebasar la velocidad máxima determinada para el tramo de la calle en que estamos? ¿Qué tal si los sensores de cansancio, que ya los encontramos en vehículos como la VW Tiguan R-Line 2022, sean también detectores de aliento a alcohol y/o de comportamiento errático al manejar y en lugar de emitir una señal de alerta, empiece a detener y orillar el vehículo de manera paulatina, o ni siquiera deja que se encienda.

Digo todo esto porque es padre acelerar de 0-100 en menos de tres segundos. Es genial tener una pantalla táctil de 12 o más pulgadas, con Car Play y Android Auto inalámbricos. Pero lo más padre de todo en cualquier viaje, es llegar vivo y en una sola pieza a nuestro destino final. Y ya vimos que la educación mejora, pero no resuelve este serio problema de salud pública.

Cuéntanos que opinas